GUIA TURISTICA DE LA OTRA CUBA

Featured image
Por Pedro Corzo
Una de las consecuencias de la decisiones de los gobiernos de Washington y La Habana de restablecer relaciones, redundara directamente en el aumento de turistas estadounidenses a Cuba. Son muchos los factores que incidirán en el incremento del flujo de viajeros, pero no es el tema de este trabajo, el propósito es sugerirle, particularmente a los estadounidenses que viajen a la isla, que durante su estancia visiten lugares que no le serán mencionados por los guías, pero a los que ellos pueden acceder sin violar la ley.

En La Habana, puede ir a la Iglesia de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. Allí fue asesinado el joven católico Arnaldo Socorro durante una procesión, o visitar el muelle del qué zarpó el buque español Covandoga con más de un centenar de sacerdotes expulsados por el gobierno revolucionario.

En la capital puede caminar por la Quinta Avenida y evocar a las Damas de Blanco. Mujeres que flor en mano solían ser atacas por turbas manipuladas por el régimen. Además puede recorrer la ruta que transitó el ataúd en el que simbólicamente el castrismo sepultó al Diarios de la Marina, a la vez que desaparecía la libertad de prensa.

En Pinar del Rio hay lugares de interés. Sandino un área a la que desplazaron a la fuerza a miles de campesinos con sus familiares. Construyeron pueblos como López Peña y Briones Monto. Otra opción sería visitar los lugares donde fueron emplazados los misiles soviéticos con capacidad nuclear cien veces más poderosos a las bombas detonadas en Hiroshima. El blanco de los misiles fueron varias de las ciudades más importantes de Estados Unidos.

Matanzas tiene mucho historia. Una visita obligada, se puede decir, es la tumba colectiva del cementerio de San José de los Ramos. En ese lugar reposan los restos sin identificar de más de treinta guerrilleros, algunos fusilados, otros muertos en combate.

En esta provincia ocurrió el crimen del río Canimar. Unos jóvenes intentaron secuestrar la embarcación turística XX Aniversario y para evitarlo, fueron embestido por un buque mayor causando la muerte de 56 personas.

Las Villas tiene numerosos lugares históricos. En La Ceiba, la dictadura masacró con una ametralladora instalada en un camión a 19 guerrilleros, que llevaban más de dos años presos sin haber sido enjuiciados.

Después de viajar un par de horas puede llegar a Santa Clara. Ir al antiguo teatro Abel Santa María, lugar donde juzgaron a más de un centenar de personas, la mayoría campesinos. Cinco fueron fusilados, entre ellos, Porfirio Ramírez, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria de la provincia. Nunca fueron condenados. La voluntad de un esbirro poderoso, hizo la distinción entre la vida y la muerte.

En Camagüey, podrá visitar los lugares donde estuvieron los campamentos de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción. Millares de jóvenes desafectos al castrismo fueron concentrados en despiadados campos de trabajo. Puede pasear hasta la prisión de Camagüey, donde inició una huelga de hambre hasta la muerte, el prisionero de conciencia de Amnistía Internacional, Orlando Zapata Tamayo.

El Oriente cubano es un punto referencia de la crueldad castrista, inclusive antes del triunfo de la revolución. Doce días después de la victoria insurreccional, Raúl Castro ordenó el asesinato en masa de 72 personas. Se abrió una zanja con una excavadora y los fusilados caían directamente en la fosa común. En esta región murió Osvaldo Paya Sardinas y Harold Cepero, todos integran la larga relación de crímenes de la dictadura.

A su regreso a occidente tiene la opción de ir a la isla de la Juventud. Puede visitar las ruinas del Reclusorio Nacional para Varones de Isla de Pinos, cárcel por la que pasaron en menos de ocho años más de quince mil prisioneros políticos, una veintena fueron asesinados en un plan de trabajo forzoso en el que el sadismo de los sicarios se manifestaba sin limitaciones, ejemplificado en los miles de libras de explosivos situados en los cimientos de los edificios.

Al regresa a La Habana visite La Cabaña, conozca los fosos donde cientos fueron fusilados sin proceso judicial y donde la estrella refulgente era la del asesino en serie Ernesto Guevara.

Una visita de gran sentido histórico es a la tumba de Pedro Luis Boitel, líder estudiantil que murió en una huelga de hambre reclamando sus derechos de preso político, aunque quizás opte por navegar al punto donde fue hundido el Remolcador 13 de Marzo, un crimen que causó la muerte de 41 personas, incluidos diez niños.

Como habrá podido apreciar hay muchos lugares de extremo interés que puede visitar, pero sin falsa modestia se le puede asegurar que hay muchos más de los descritos, algunos que este servidor no conoce.

Anuncios

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s