EL DIGNO EJEMPLO DEL COMANDANTE JESUS CARRERAS

Featured image
*El comandante del Ejercito Rebelde, Jesus Carreras Zayas, desde la etapa insurrecional, habia tenido fuertes confrontaciones con Ernesto “Che” Guevara. Pocas semanas después del triunfo revolucionario, en Enero de 1959, los oficiales del comandante Carreras fueron a visitar al “Ché” Guevara en La Cabaña, para plantear ciertas situaciones que consideraban anomalas. Cuando entraron a la oficina de Guevara, éste empezó a hablar mal de Jesús Carreras, pero en ese momento éste último llegó y el Ché se puso pálido. Carreras se le fue encima y el Ché retrocedió, en medio de la discusión. Carrera lo retó a duelo y le dijo que saliera al patio de la Cabaña si era hombre. El Ché, tratando de sobreponerse a aquel primer impacto, le sonrió socarronamente y le dijo: ¨Como es posible que dos revolucionarios, dos compañeros, lleguen tan lejos por un simple mal entendido¨. Asi era de rastrero, cobarde y ruin, el apodado “Carnicero de La Cabaña”. De este real hecho sobran testigos que aun viven.

Jesús Carreras Zayas, nacio en Trinidad, Provincia de las Villas, 30 de agosto de 1933. Fue un revolucionario de ideas democraticas, comandante y fundador del Segundo Frente Nacional del Escambray durante la Revolución Cubana.

Sus padres fueron el Dr. Tomás Daniel Carreras y Galiano y María de la Asunción de Zayas y Cadalso, ambos también de Trinidad y perteneciente ella a una familia de profundas raíces cubanas. Jesus estudió Ciencias de Laboratorio en Nuevitas, Camagüey.

A los 21 años se unió a lo que sería el Segundo Frente Nacional del Escambray convirtiéndose en unos de sus comandantes más jóvenes, luchando para deponer al dictador, Fulgencio Batista.

Durante el tiempo que duró el conflicto armado, tuvo serias desaveniencias con el “Che” Guevara por razones ideológicas. Carreras defendía las ideas democráticas, mientras Guevara las totalitarias.

A continuación la carta que le envió el comandante Jesús Carreras Zayas al “Ché” Guevara y que creo el resentimiento del aventurero argentino contra el comandante cubano:

Comandante Ernesto Guevara. Prov. Camagüey

Estimado compañero:

Reciba antes que nada mi fraternal saludo y el mi sincero deseo de éxito y bienestar para Ud. y sus hombres. He recibido por medio de las personas que le harán llegar ésta, informes de la situación que confrontan Ud. y sus tropas actualmente en la provincia de Camagüey, así como un amplio informe de la situación en que se encuentran las tropas del ejército de la dictadura.

Considerando, según los informes recibidos, que es nuestro deber como revolucionarios, el aliviar en lo posible la situación que atraviesan sus tropas, me doy inmediatamente a la tarea de realizar todas las acciones necesarias que conlleven una movilización del ejército, obligándolo a distraer parte de las tropas que operan sobre las suyas y que permitan su avance o retirada.

Teniendo noticias -que no son oficiales-: de que Ud. y su tropa se dirigen a esta Sierra, aprovecho esta oportunidad para aclararle ciertos puntos que quizás le interesen o tengan que ver con la misión que Ud. trae.

Hace unos días, el compañero comandante Bordón Machado fue enviado a la Sierra Maestra con una misión del Estado Mayor de este frente. A su regreso el Comandante Bordón rehuyó su presentación al Estado Mayor y sostuvo varias entrevistas secretas con los hombres a su mando. En vista del proceder del Comandante Bordón y la importancia que debía tener la contestación que traía de su misión, el Estado Mayor procedió a su detención y la de todos los capitanes a su mando, comprobándose así la existencia de una conspiración entre ellos, encaminada a sectorizar el Segundo Frente, que es una organización estrictamente militar, donde tienen cabida todos los cubanos, en beneficio de la organización a la que él pertenece.

El Comandante Bordón fue expulsado del Segundo Frente junto con sus capitanes, y sus tropas fueron trasladadas a distintas zonas donde actualmente operan al mando del Estado Mayor del Segundo Frente.

Teniendo noticias de que Ud. se dirige a esta zona, sin que se nos haya informado oficialmente por su organización su entrada en la zona, quiero advertirle lo siguiente: como cubano, como amante de la Libertad, y como compañero de todo el que lucha contra la tiranía, he de dar la vida por Uds. Ahora bien, deben tener presente, que el Segundo Frente ha, sido y será siempre una organización en la que han tenido cabida todos los cubanos dispuestos a luchar en contra de la tiranía, no nos ha importado su militancia revolucionaria, sólo hemos tenido en cuenta su actuación dentro de nuestras filas, hemos soportado sin embargo los deseos ambiciosos de las organizaciones revolucionarías como el Directorio Revolucionario -que ha tratado-como el Comandante Bordón de sectorizar este frente militar en benefició de dichas organizaciones. Hasta ahora hemos vencido todos los obstáculos. Por lo tanto, informo a Ud. que este frente cuenta con un Estado Mayor que rige esta organización desde hace diez meses, que sin la cooperación de ninguna organización ni revolucionaria ni política ha levantado la provincia en armas y que no permite la sectorización en beneficio de ninguna organización revolucionaria, aunque no desconocemos a ninguna de ellas de esta organización militar, ya que sólo vamos a luchar por la libertad, sin que nos interese quien sea, el que rija los destinos de la República, siempre que lo haga con decoro y legalidad.

Teniendo en cuenta que viene Ud. del mismo lugar que vino el comandante Bordón días antes de descubrirse en ésta su falta de lealtad y sabiendo el alto concepto de la libertad y patriotismo del Dr. Castro y de Ud. Mismo, lo conminamos a que antes de entrar en esta zona aclare sinceramente sus intenciones.

Debe estar atento a las noticias de las acciones que pronto se harán y que obligarán al ejército a aliviar la atención que tienen sobre sus tropas. Si así lo desea y si queda tiempo yo le informaría el día exacto de las mismas. En sus manos queda la cooperación que podamos dar a Ud. los hombres del Segundo Frente.

Deseándole mucho éxito en su lucha —que es la de todos— queda de Ud. afectuosamente,

Comandante Jesús Carreras
Jefe de la Zona Norte.

Pocas semanas después del triunfo en enero de 1959, los hombres de Carrera fueron a visitar al Ché en la Cabaña, con la idea de hablar sobre sus posiciones dentro del nuevo gobierno, ya que sobre ellos estaba todo injustamente congelado.

Cuando entraron a la oficina de Guevara, éste empezó a hablar mal de Jesús Carreras, pero en ese momento éste último llegó y el Ché se puso pálido. Carreras le fue para arriba y el Ché retrocedió, en medio de la discusión. Carreras lo retó a duelo y le dijo que saliera al patio de la Cabaña si era hombre. El Ché, tratando de sobreponerse a aquel primer impacto le sonrió socarronamente y le dijo: ¨Como es posible que dos revolucionarios, dos compañeros, lleguen tan lejos por un simple mal entendido¨. Asi era de rastrero, cobarde y ruin, el apodado “Carnicero de La Cabaña”.

El “Ché” odiaba al comandante Jesús Carreras porque éste lo supo poner en su lugar. Debido a su egocentrismo, el Ché nunca perdonó a Jesús Carreras, a tal punto que lo incluyó entre los acusados en el juicio contra William Morgan en 1960. El Ché sabía que no habia pruebas contra el comandante Carreras.

En 1960 fue acusado por el gobierno del traidor Fidel Castro de actividades subversivas, junto al tambien comandante William Morgan. El 20 de octubre de ese año fue llevado a la prisión de La Cabaña, donde permaneció en la “galera de la muerte” hasta el 11 de marzo de 1961, cuando murió fusilado a las 10 de la noche, minutos despues de ver caer en el mismo paredon, a su compañero de armas y coraje, comandante William Morgan.

Los encausados junto a los comandantes Morgan y Carreras, para los que el fiscal comunista solicito sanción de treinta años de prisión fueron los capitanes del Ejercito Rebelde, Onofre Pérez Hernández, Roberto González Pérez, Carlos Pedro Osorio Franco, de nacionalidad mexicana, Edmundo Amado Consuegra, Carlos González Lima, Joaquín Castellanos Pérez, Raúl Cristóbal Oramas Pérez, Raúl Oliva Domínguez, Cándido Roldán Cruz, Manuel Pérez Chaviano y Mario Marín. Todos cumplieron largos años de prision politica.

Anuncios

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s