Apuntes sobre el turismo sexual en Cuba

No todo el que va a Cuba buscando sexo, pero si hay muchos que van expresamente a eso. El turismo en Cuba tiene una reputación de ser un turismo muy sexual.

De las cubanas se dice que son ‘muy calientes’ cuando realmente, la mayoría no venden su sexo y las que lo hacen andan buscando una vida mejor. Las noticias por el mundo, ademas, hablan de como la juventud cubana se vende por sexo, y en las pasadas décadas, las cubanas por el mundo han quedado con pésima reputación.

El mundo se olvida que ellas no son las que viajan a otros países en busca de hombres, son los turistas que van a Cuba buscando ‘carne fresca’, del tipo que no se encuentra ni fácil, ni legalmente en sus países.

Desde lo último de mi avión con destino a la Habana se veían mas cabezas masculinas que las que yo quería en camino a mi ciudad. Muchas, con una roleta sin pelo en el centro, y pelo blanco alrededor. Eran simplemente turistas. De los que hablan los economistas en Cuba que proporcionan ingresos importantes para el país. De los que entran, hacen y deshacen y jamás les pasa nada por el mero hecho de ser turistas.

Santos en sus países, reyes en en el mío, van a la captura del recurso natural más codiciado de la isla: jóvenes cubanas, que por una razón u otra, han optado por vender su sexo.

Y aunque Cuba no es el único país donde el turista con dinero se aprovecha de jóvenes pobres, Cuba es el único país donde la prostitución está penalizada solo para el nativo que la ofrece, y no para el turista que paga. Donde a los ‘grandes dioses extranjeros, no los castigan por pagar por sexo.

Y justo esto responde el porque Cuba se ha convertido en un gran oasis para el turismo sexual.

A través de vivencias reales y ejemplos muy actuales, aquí explico como es que profesión antigua del mundo realmente funciona en Cuba, incluyendo tres de las tres formas más comunes que usan estos turistas para conseguir sus presas.

La pregunta que siempre nos queda es: “¿quién peca peor”? la cubana que “asedia al turista” o el turista que paga por ella?

Dicen los cubanos que ‘tanta culpa tiene el que mató vaca como el que le aguantó las patas”. Por lo cual no creo justo que unos salgan castigados y los otros coronados de reyes.

Lea usted como es que funciona el “negocio” y de ahí saque su propia conclusión:

En toda Cuba, la reciente apertura de los negocios particulares, se ha prestado para la proliferación de negocios clandestinos con facultad de prostíbulos.

Prostíbulos como los que un día, al principio de la Revolución, Fidel Castro prometió que en Cuba jamás habría. Pero si los hay. En mi última visita, me enteré que habían abierto dos de estos ‘puestos’ cerca de mi barrio. Y para verlos con mis propios ojos, le pedí a un amigo taxista que conocía al dueño de uno de estos lugares, que me llevara a uno.

El lugar parecía un bar poco frecuentado con un toque rústico-romántico. Había dos parejas. Ambas de turistas con coquetísimas cubanas. Uno de los turistas hablaba con acento Español, y el otro no pude escuchar que hablaba, pero por lo blanco de su piel, era de muy al Norte y aun no había pasado por la playa.

Como si fuéramos chinos, puedo asegurar que en Cuba copiamos el mejor modelo de prostíbulo que hoy por hoy existe en esta tierra. Lo copiamos de los tailandeses. Ellos tienen a las jóvenes en vidrieras, y a los turistas escogiéndolas como, si fueran puestos de carne fresca.

Así mismo son los de Cuba. Con dos grandes diferencias:

1) En Tailandia todas las jóvenes son copias unas de las otras y en Cuba varían en cuanto tamaños, piel, pelos, figuras y colores Dios había inventado

2) En Tailandia son totalmente legales estos puestos de carne y los de la Cuba son totalmente clandestinos.

Las chicas bailan en línea, y por 20 dólares el turista escoge a su preferida para una tanda de buenísima de sexo, la cual sucede en uno de los cuartos de las casa.

Después del orgasmo, la noche no acaba. Regresan al bar de la entrada, donde, la pareja se sienta a compartir y relajar. Allí el mesero, además de un trago, le ofrece al señor turista que, por un poco más de dinero, se pueden llevar a su preferida al hotel donde puede darse el lujo de continuar su tanda.

2- Servicios de ‘cuentapropistas’

Además de los establecimientos, existen las trabajadoras del sexo por cuenta propia que les ofrecen sexo por dinero a los turistas extranjeros. Les llaman jineteras. Pero como también hay muchos muchachos jóvenes en eso, los hay también que son jineteros.

Allá en Cuba me confirmó una amiga que está en eso, que lo mismo ofrecen sexo a mujeres que hombres, que a muchos a la vez. Lo cual tiene sentido, porque la competencia esta dura y cuando eso pasa los clientes suelen obtener mucho más por menos. Además porque para que el negocio salga adelante hay que diversificar el portafolio.

Muchos de los turistas de roletas calva y pelo blanco ya traen consigo sus puntos de contactos. Jineteras que conocieron viajes anteriores o que alguien que fue a Cuba les recomendó.

Pero si no traen contactos, con solo ir a una discoteca o a un paseo a la playa, en menos de 5 minutos en sus manos les cae un menú, que viene siendo algo así como leí el Menú de Margarita, una jinetera que conocí en la playa u n día que fui a Santa Maria del Mar a descansar:

MENU DE MARGARITA
– Solo chupi chupi : 5 CUC
– Solo por delante: 20 CUC
(si quiere por detrás son 10 CUC más)
– 69 y hasta fuera – 25 CUC
– Solo por detrás 35 CUC
– Masaje con final feliz – 40 CUC (una hora)
– Solo salseo y putería – 45 CUC el día entero

Margarita era una mulatica 5 estrellas, y según ella andaba con Mark de ‘Solo salseo y putería”. Mark un viejo de roleta bastante agrandada y un pelo blanco largo estirado desde el este hasta el oeste de la roleta. Si no fuera por el viento burlón e hijo de p… de Santa María del Mar que le alborotaba el pelo, ni te dabas cuenta que llevaba una roleta inmensa sin pelo en el centro de la cabeza.

La playa estaba llena. Había mucho sol. Pasaban mucha gente, muchos vendedores, muchos turistas y muchas jineteras.

Como no había mucho espacio vacía en la arena que estuviera cerca del agua, Margarita estiró su toalla casi al lado de mía. Y del otro lado de ella, Mark estiró también la suya.

Sin siquiera sentarse, ella enseguida le propuso a Mark irse directo al agua. Y parece que vio en mi cara de gente honesta (o de guarda-bolso) porque me pidió que le cuidara su mochila roja mientras ellos se daban un chapuzón. Mark, en inglés me pidió que le mirara también las suyas.

Justo cuando asentí, ella muy alegre y juguetona se desvistió y corrió al agua. Llevaba un bikini rojo muy pequeño y de muchos brillitos en las tetas. Desde el agua llamaba a Mark con toda el salseo y putería que prometía su menú.

Si a Mark no le dio un infarto al ver aquella mulata bella en su bikini, es porque se va a morir de cualquier cosa, menos de un ataque del corazón. Al contrario! muy ágil, se levantó y corrió a donde Margarita. Era como si aquella playa le hubiese descontado a Mark unos 30 años de sus huesos y lo hubiese dejado de 30 o de 40.

Ya en el agua, Margarita se le meneaba y le bailaba a Mark, restregando la tirita de su tanga roja al -yo no sé si erecto o no- miembro de Mark. Le tiraba agua por arriba y él después la salpicaba a ella.

Desde la arena, la roleta sin pelo de Mark se veía clarita. El tocaba y gozaba la estructura de criollita perfecta que Dios le había dado a esa mulatica.

Daba grima, tristeza y rabia (en ese orden) presenciar el show de Margarita y Mark.

En ese revoleteo se pasaron una hora. Ya era el medio día y regresaron a la arena. Mark me dió las gracias otra vez en inglés por cuidarle su mochila. Ella no me dió las gracias, pues eso entre cubanos no se estila mucho, pero me guiñó un ojo con lo cual quería decir que quedaba agradecida.

Justo al lado de las mochilas, los esperaba un muy tostado salvavidas que según el rentaba las sombrillas de playa, vendía comida, hacía tragos, traía tumbonas, y si te descuidabas te hacía el amor por una propina. No quedaba claro a qué hora es que el salvaba vidas.

De todos los servicios, Mark compró un rico almuerzo para él y Margarita, y además rentó una sombrilla para todo el día. Después del almuerzo, Mark se recostó sobre su toalla y quedó rendido del sueño bajo la sombrilla. Demasiado ajetreo para el abuelo, pienso yo.

Ella trató de despertarlo, consciente que él estaba desperdiciando horas de salseo y putería por las que estaba pagando. Pero a él no le importaba. Necesitaba descansar pues el había “rentado” a Margarita para todo el día.

En unos minutos ya ella se notaba aburrida , y para tener algo que hacer terminó conversando conmigo. Me contó que acababa de conocer a Mark al otro lado de la playa. Y ahí fue que me mostró el famoso Menú de Margarita con que había conquistado a Mark.

Yo no pude contenerme al comentarle que esos precios estaban bajísimos y le pregunté si no le importaba que tomara nota para un artículo que estaba escribiendo en mi blog. Me lo dió con gusto y me dijo: — “Y hazme famosa en tu blog, para que vengan más clientes a buscarme aquí a Santa María”.

Mientras yo tomaba mis notas, ella me comentaba que cuando ella empezó en ‘el giro’ los precios eran dobles, pero que en aquellos tiempos había el doble de extranjeros para escoger. Me dijo que después del Periodo Especial en Cuba, empezaron a perseguir a las jineteras y enseguida dejaron de venir a Cuba los extranjeros. Por eso todos en ‘el giro’ tuvimos que bajar los precios.

Tenía mucho sentido lo que decía Margarita. El ‘plan limpieza’ del 1996 contra el ‘jineterismo’ crónico que plagaba las ciudades de Cuba, asustó mucho a los extranjeros. Ademas que inventaron una nueva moneda (el CUC) que tenía un valor mas fuerte que el dolar americano, y que todas las monedas en el mundo. El encarecimiento de todo en Cuba también ahuyentó a los extranjeros.

Le pregunté a Margar ita si alguna vez la había agarrado la policía con un extranjero. Me dijo que una vez, mientras se despedía de un alemán que le había pagado una inmensidad de dinero por solo una noche, algo así como $200 dólares.

Le pregunté que les hizo el policía?

— “Al extranjero nada, obviamente!” -respondió ella. “Pero a mí me pusieron una carta de advertencia por “asedio al turista”

Yo me quedé en silencio. Pasa poco, pero respuesta me dejó sin habla. No era justo que el Francés que compraba la carne fresca ilegal saliera ileso de esa manera.

— “Y a la tercera carta voy presa” añadió Margarita.

Eran como las 2 de la tarde. Yo había estado todo el día en la playa no ver el final del show de Mark y Margarita.

Mark aun dormía y no se había movido durante las casi dos horas que conversé con su carnita fresca.

Se habría muerto el hombre?

Na! no se mueren. Van a eso a Cuba y tienen experiencia. Además, lo disfrutan grandemente.

3 – Exportación de carne fresca

Los hay muchos como Mark. Incluso los hay que no les basta con ir a hacer el daño a Cuba por tan solo una semana. No! Los hay que se llevan a Cuba con ellos para sus países.

Como el tío-abuelo de una amiga, que tiene mucho dinero y muchos más años que dinero. El va a Cuba a cada rato a buscar jovencitas y las invita a ir a Italia por unos meses con él, para que le ofrezcan el Menú de Margarita justo en casa y a tiempo completo.

Dice el tío-abuelo que:

— “¿si tengo dinero para comprar carne fresca para qué voy a comprar pellejo?”

Los viejos exportan carne fresca. Regresan a sus jovencitas con ellos a sus países. Para muchas, la única razón de irse de Cuba, no es obviamente porque aman al viejo de 70 años es más bien para poder mandar dinero a sus familias.

Y no está bien casarse por dinero, pero tampoco está bien aprovecharse de alguien por el mero hecho de no tener dinero.

Para mí no son las cubanas, sino los viejos que se aprovechan de la pobreza de ellas quienes son los monstruos. Ellas llegan a ciudades donde no conocen gente, ni saben a quién pedir ayuda cuando la necesitan. Pero generalmente, el cubano, que se está genéticamente diseñado para salirse de hasta los peores embrollos económicos, finalmente aprenden el idioma y navegar los medios de su nuevo ambiente. Es ahí cuando hacen su ‘abracadabra’ y le quitan todo al viejo que las trajo y se les desaparecen.

Por eso me da tanta alegría oír esos cuentos de horror que hacen la gente por el mundo, en los que la carne fresca cubana le roba todo los bienes al viejo ‘carnicero’.

Me la misma alegría que me da cuando veo que un toro de corrida engancha por los huevos al torero que lo atosiga, y de pronto lo vuela por los aires. Yo aplaudo cuando gana el toro y aplaudo cuando gana la cubana.

Para mí, lo triste es que, cuando pasan esas cosas, son las cubanas las que quedan sin reputación en las noticias cuando sus súper-sabiduchos maridos extranjeros divulgan noticias se que titulan:

“Crueles jóvenes cubanas usan pobres abuelos para irse del país”.

Y hablan de cómo sacaron a la cubana de la pobreza y que la trataron como princesas. Jamás le dicen al mundo que se casaron con estas muchachitas porque preferían gastar su dinero en carne fresca y no en pellejos.

Así que para mí, lo triste es que las cubanas no son quienes divulgan las noticias.

De hacerlo, se titularían:

“Los pobres abuelos son no más que unos carniceros”

Eso sí sería noticia.

Por Jocy Medina

Anuncios

4 comentarios sobre “Apuntes sobre el turismo sexual en Cuba

  1. Maldigo a todo paisano Español que sea capaz de sumarse al turismo sexual en Cuba y otros países .
    Me da asco, no la prostitución, pero yo dictaría leyes castigando al cliente que sin escrúpulos , hace uso de estos servicios ,sabiendo el daño que hacen a estas niñas y mujeres.si no fuera por esta gentuza , difícilmente podría existir esta explotación humana.
    Que los castiguen como merecen.

    Me gusta

  2. Esta es una historia como pueden existir otras. Lo preocupante es que la postitución es solo en Cuba? y es un oficio tan viejo que se conozca. Puedo asegurar que muchas mujeres jóvenes buscan algo de dinero en personas que peinan canas extranjeras, pero es la minoría, un grupo pequeño. He tenido la posibilidad de hospedarme en el hotel Playa Costa Verde y Blau Costa Verde en Holguín, Cuba y el turismo que se oferta es de sol, playa y de familia. Reconozco que las mujeres cubanas son las más baratas para una noche y no estoy de acuerdo en que se tilde a mi Ilsa bella de estar llana de prostitución cuando no es así. Hay millones de comentarios positivos en el http://www.tripadvisor.es Consultale y ratificarás que Cuba es una buena ocpción para un turismo de paz y seguridad.

    Me gusta

  3. Tio quien te enseñó a escribir…?
    Me dio mareo tus comentarios… Demasiado cursiles para un tema tan serio…. Cada persona es libre de hacer con su cuerpo lo que mejor desee….

    No creó que eso sea un problema en Cuba….porque no es la mayoría de las chicas las que se dedican a eso…..

    Si vives en un país de 11000000 o tal vez mas u te encuetra en todo el pais 5000 chicas que se dedican a eso….no me parece alarmante. A diferencia por ejemplo Republica Dominicana…

    Me gusta

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s