¡Dejad marchar a mi pueblo!

Por Gabriel Astengo.
Conocemos de sobra que el “hombre nuevo”, formado bajo el régimen castrista, salvo pocas excepciones, carece de muchas virtudes morales, eso debido a la férrea desinformación con la que ha sido bombardeado durante más de medio siglo dentro del país. Aunque parte de los que integran esa colosal estampida que hoy atraviesa siete paises buscando un sueño de libertad digan por desconocimiento o por miedo que se marchan de Cuba por problemas económicos, en realidad esa actual situación tiene un poderoso transfondo político y social. Todos ellos, sin excepcion, son víctimas de la dictadura totalitaria y emigran porque no pueden ser libres en su propio suelo.

Bastardos intereses de todo tipo se mueven para no permitirles el paso a esos compatriotas hacia su meta final, que son los EEUU. Un día como hoy, fecha en que nació nuestro Redentor, miles de hombres, mujeres y niños sufren rigores y carencias de todo tipo, tras el cierre de la frontera nicaragüense, ordenada por el alcohólico títere castrista, Daniel Ortega, y por la desidia de Guatemala y Belize en recibirlos, bloqueando de esta manera que continuen su recorrido definitivo hacia tierras de libertad. Justo es también reconocer la ayuda que Costa Rica y Panamá, dentro de sus limitaciones económicas y logísticas, han brindado a esos miles de cubanos emigrantes. Nuestro eterno agradecimiento a esos dos hermanos paises.

Todo cubano que sienta el dolor de la Patria oprimida debe abogar porque se deje marchar a nuestro sufrido pueblo hacia la conclusión de su difícil viaje, pero por otra parte, somos de la firme opinión que cuando arriben a este país, definan de una vez y por todas si son asilados políticos o inmigrantes económicos. Los que comprueben que su motivacion de abandonar Cuba es por razones politicas, que reciban los beneficios que les otorga la ley a los verdaderos asilados políticos, pero los que vienen como emigrantes económicos para trapichear como “mulas” y abusar de la Ley de Ajuste Cubano, que no obtengan los beneficios que se otorga a los refugiados políticos y que trabajen como tuvimos que hacerlo todos los cubanos de vergüenza.

La historia confirma que la dictadura de los Castro, abre su “olla de presión” cada vez que tiene una situación difícil a nivel nacional: Camarioca, el Mariel, la Crisis de los Balseros son muestras fehacientes. Es apropiada hora de “virarle la tortilla” al régimen apoyando una modificacion de la Ley de Ajuste Cubano y la eliminacion del obsoleto decreto presidencial de “los pies secos y pies mojados” que tantas vidas cubanas ha costado. Es tiempo ya, de cerrar la “olla de presión” para que les explote en sus ensangrentadas manos y que sea la dictadura quien enfrente el descontento popular dentro del país.

Anuncios

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s